martes, 9 de diciembre de 2014

REFLEXOTERAPIA


La estimulación de diferentes puntos de pies, manos y orejas, tiene un efecto beneficioso en "el punto reflejo" sobre el que actúa, a la vez que elimina el exceso de tensión general en el cuerpo, mejora la circulación y normaliza las funciones corporales.

La Reflexología no solo actúa sobre el cuerpo físico sino que también tiene un efecto equilibrante en cuerpo-mente-emociones-espíritu.

Su funcionamiento es bastante simple, para los resultados tan beneficiosos que nos proporciona.

Cuando presionamos un punto concreto se envía un mensaje a una parte del cuerpo, donde se genera una orden de desbloqueo. La sangre fluye, se eliminan los tóxicos y la circulación se normaliza.
Y así se inicia el proceso de sanación.


El uso corriente y regular de la reflexología nos da un estado más sano, más feliz, ya que las tensiones es una parte importante de deterioro de nuestra salud, afectándonos en cadena a otras zonas. El exceso de tensión produce una desarmonización de nuestro cuerpo que desencadena en otras situaciones que afectan nuestro estado.
Al eliminar tensiones, eliminamos toxinas de nuestro flujo sanguíneo-linfático, y todo empieza a fluir de forma natural y el cuerpo recupera su armonía.


Estamos hablando de la base que toda terapia sostiene, el fluir natural de nuestra energía para que nuestro cuerpo pueda ejercer sus funciones de forma normal, eliminando bloqueos, normalizando funciones.

En un mundo en el que todo lo solucionamos con pastillas, estamos enmascarando los síntomas, pero no hay sanación.
La Reflexoterapia, la paciencia y la regularidad, pueden ser tus aliados en situaciones físicas-emocionales que necesiten de su atención.


¿Aún no lo has probado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario