miércoles, 24 de julio de 2013

GESTIONAR NUESTRAS EMOCIONES


En estos últimos meses he sido partícipe de una situación de mucha carga emocional, en la que más de uno de vosotros también habreis vivenciado alguna vez: cuando el amor se acaba en una pareja de amigos con los que existe un lazo afectivo importante y eso hace que os podais sentir afectados emocionalmente.

Me gustaría ofrecer mi perspectiva desde la barrera, como observadora del gran movimiento emocional que una situación así puede llegar a producir.
Es una situación dolorosa para la pareja. Dolorosa para él, cuando de una forma inesperada la vida le da un giro. Dolorosa para ella, precisamente por ser ella (en este caso) la que decide dar el cambio y que está zanjando una relación.

Si fuésemos más conscientes de que estamos aquí para aprender; que la vida son etapas, ciclos que se van cerrando en la medida en la que vamos recogiendo la enseñanza que necesitamos, los cambios serían menos dolorosos.

He visto sufrir a las dos partes, lógico, las rupturas no son agradables. He vivido la felicidad de ella dentro de ese dolor. Esa felicidad chispeante de una decisión tomada que te aporta un cambio deseado desde lo más hondo de tí. La felicidad de apostar por tí, de tomar esa oportunidad que te ofrece la vida para dar ese cambio que necesitas.


Nuestro avance en la vida no es siempre de la misma forma ni se produce al mismo ritmo entre nosotros.
Puedes ser una persona motivada, con inquietudes y proyectos. Puedes ser una persona acomodada, conforme con lo que tienes, ser feliz así (o no), pero no buscas nada más. No es criticable, cada uno tenemos nuestra opción de vida. Aunque ocurre que cuánto más acomodado estás menos te importan las necesidades de los demás.

Entonces es cuando puede ocurrir que venga la otra persona y te diga: ¡hasta aquí!
Sorpresa, enfado, dolor, miedos, frustración,..., he visto pasar todo ello. He visto como el dolor llegaba al enfado, como éste iba en aumento y como el orgullo herido se apoderaba de tal forma de él que le ha llegado a anular por completo la consciencia. He observado como se ha convertido en víctima de si mismo, como se ha anulado la razón, como se llega a la mentira y se cree y vive su propia mentira; como ha utilizado a personas en su provecho, aunque una de esas personas sea un niño. He visto como producia dolor , probablemente todo ese dolor que él mismo siente y que no sabe gestionar.

Toda esta vivencia me ha hecho ver con mucha más claridad la importante necesidad de gestionar nuestras emociones, de hacernos conscientes de nuestros pensamientos, porque , de verdad os digo, sino lo haces y llegas a extremos, se puede llegar a ese punto en el que ya se hace muy dificil la vuelta atrás, y los transtornos psíquicos pueden hacer de las suyas.






Conxita Gallardo
Psicoteràpia Transpersonal - Terapias Energéticas
938757272 - 699401491

2 comentarios:

  1. MUY INTERESANTE ESTE ARTICULO, FELICIDADES ES HERMOSO Y CON MUCHAS VERDADES.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Gracias. Un saludo

      Eliminar